Mermelada 100% artesanal fabricada de forma tradicional en Barcelona por Rosons.

Sin conservantes ni colorantes artificiales. Suave, dorada y con pequeños trozos de piel de limón y raíz de jengibre rallada.