Té negro según la receta tradicional Pakistaní: canela, cardamomo, naranja y un toque de vainilla.

Dulce, intenso y especiado. Se puede servir caliente o tomar con un poco de leche.