Té verde gunpowder con trozos de mango y fruta de la pasión.

Su aroma es irresistible. Una auténtica tentación.

Sírvelo caliente o prepara una jarra bien fría en verano y ofrece a tus invitados, ¡triunfarás!