En muchas ocasiones cuando hablamos de té e infusión nos referimos a la misma bebida. Aunque pueden parecer lo mismo, en realidad no lo son. La infusión y el té se pueden llegar a diferenciar tanto por sus ingredientes, propiedades, como en el método de preparación.  

En este post te explicaremos qué es el té y la infusión y los principales aspectos para poder diferenciar entre estas dos bebidas tan consumidas en todo el mundo. 

Qué es té e infusión y sus tipos

En primer lugar vamos a definir cada una de estas bebidas. Una infusión es una bebida que se prepara a partir de agua caliente y las partes blandas y secas de hojas, cortezas, flores o frutos de diferentes hierbas aromáticas. Se las deja reposar en un recipiente tapado durante 5 minutos, hasta conseguir un aroma y sabor.

Las infusiones pueden clasificarse según el tipo de ingredientes con los que se elaboren. Encontramos las infusiones herbales, que se obtienen a partir de plantas o hierbas que suelen tener un uso medicinal. Las más populares son las infusiones de manzanilla (valorada por sus propiedades antibacterianas y sedantes), hierbabuena (digestiva y refrescante) y anís (digestiva).

Después encontramos las infusiones florales, que se elaboran a partir de flores o partes de flores. La más conocida es la infusión de flor de jamaica, o hibisco y la infusión de flor de jazmín,(no debe confundirse con el té de jazmín, que es una mezcla de té verde con esa flor)

Y las infusiones frutales que se obtienen cuando introducimos partes de frutas (normalmente deshidratadas) en agua caliente. También son denominadas tisanas, aunque a diferencia de la infusión, dejamos que las hojas hiervan durante unos pocos minutos en el agua. Se caracterizan por poseer propiedades curativas, calmantes, digestivas, estimulantes, laxantes, etc.

 También hay infusiones hechas con especias como el clavo, cardamomo, canela, etc.

En cambio, el es una bebida estimulante elaborada a partir de las hojas extraídas de una planta de origen chino denominada Camellia sinensis. Existen muchas variedades diferentes de té, que podemos identificar fácilmente por su color: té rojo, verde, negro, blanco, amarillo u oolong (té azul).

En Bebe-té te proponemos diferentes opciones de infusiones y tés. En infusión tenemos la infusión de frutas del bosque (de frutas e hibisco) y la infusión de manzanilla y limón:

 

.

Y en tés, té verde jazmín y té negro canela: 

         

 

Principales aspectos para diferenciar entre el té y la infusión

Modo de preparación 

Aunque ambas se preparan con agua, la infusión se prepara con agua muy caliente, pero que todavía no ha alcanzado el punto de ebullición. Una temperatura demasiado elevada podría eliminar ciertas propiedades de las plantas. Dejamos reposar la infusión, tapada durante unos minutos y posteriormente podemos tomarla fría o caliente, sola o con leche. 

En el caso del se prepara infusionando las hojas y brotes de la planta Camellia sinensis en agua hirviendo, a temperatura variable dependiendo de la clase de té que se esté preparando.

Diferentes propiedades

El es rico en antioxidantes que permiten combatir el envejecimiento, hidrata, protege nuestro sistema inmunológico, es un excelente diurético, entre otros beneficios para nuestra salud. Las hojas de Camellia sinensis, especialmente las del té verde, son ricas en L-teanina, un aminoácido que permite mejorar la respuesta del sistema nervioso frente al estrés.

Los beneficios de las infusiones dependen de las propiedades de la planta, flor o fruta que se utilice y de los componentes naturales agregados al final como miel o limón entre otras. 

En el caso de las infusiones elaboradas con fines medicinales, hay que destacar que  presentan beneficios para nuestro cuerpo, como es el caso de la manzanilla y el poleo para mejorar la digestión, la valeriana y la melisa, para ayudarnos a dormir, la cola de caballo o el diente de león, para combatir la retención de líquidos y perder peso, la salvia o la canela, para aliviar los dolores menstruales. Aunque siempre es recomendable consultar con un especialista.

El tiempo de infusión 

El tiempo de infusión de los tés e infusiones es diferente. El té blanco, rojo y verde se infusiona unos 2 minutos aproximadamente, el té oolong (té azul) unos 3 minutos, el té negro unos 4 minutos y el Rooibos unos 5-8 minutos. Después de ese tiempo, el té puede perder aromas, teína, color,  sabor y sobretodo amargar.  En cambio, las infusiones pueden estar infusionándose mucho más tiempo, de 5 a 8 minutos. 

El sabor

El sabor del té y las infusiones no es igual. El contiene teína, una sustancia estimulante químicamente muy parecida a la cafeína.  El té, independientemente del tipo que sea, siempre produce una sensación amarga en la lengua cuando lo tomas (dependiendo del té mayor o menor sensación). En cambio, las infusiones no contienen ningún tipo de estimulante ni de teína y el sabor depende de cada hierba, por ejemplo, la menta es refrescante o el rooibos tiene un sabor más dulce.

El origen 

Tal y como hemos comentado en un post anterior, el origen del se atribuye a Shen-Nung o Shenoong, uno de los “tres augustos y cinco emperadores”, que un día se sentó bajo la sombra de un árbol para descansar y hervir agua, cuando unas hojas de ese árbol cayeron al agua, por lo que el emperador decidió probar la bebida. Al descubrir sus propiedades reconfortantes decidió compartir su descubrimiento, y fue así como se dio a conocer el té entre la población china.

Durante siglos, el fue considerado no sólo una bebida, sino una medicina esencial en la cultura china y un producto de lujo al que sólo tenían acceso los emperadores y su entorno cercano. Con los intercambios comerciales entre Asia y Europa en el siglo XVI, el té llegó al viejo continente.

En cambio, el origen de la infusión se remonta al erudito emperador chino Shen Nung, conocido como “Sanador Divino”, quien durante su mandato, hace más de 4700 años, ordenó como obligatorio hervir toda el agua destinada para el consumo humano. 

En el antiguo Egipto se utilizaba la infusión de las hojas del tamarisco (Tamarix nilotica) con fines depurativos, mientras que en la Edad Media, las bebidas elaboradas a base de plantas o flores eran muy valoradas para combatir afecciones de salud.

 

¿Las infusiones pueden llamarse también té?

Podemos afirmar que los tés son infusiones (por su proceso de utilizar agua caliente), pero no todas las infusiones son té.  Es por eso que solemos llamar té a todas las bebidas infusionadas, o por el contrario, pensamos que el té no es una infusión. 

 

Por eso el té rooibos no se considera un té, aunque se le denomine como tal. El  rooibos es una infusión que proviene de la planta Aspalathus Linearis y, a diferencia de lo  que ocurre con el cualquier tipo de té, que contiene teína, el rooibos posee propiedades relajantes. 

 

Encuentra los mejores tés e infusiones 

En Bebe-Té ofrecemos una gran variedad de tés e infusiones, tanto a granel, como en bolsitas, de una excelente calidad y a un precio muy asequible. Ven a visitarnos y te asesoramos sobre los mejores tés e infusiones según tus gustos y preferencias. Además, disponemos de una amplia selección de complementos perfectos para su preparación como tazas, teteras, termos o infusores, así como dulces y chocolates para acompañar esta deliciosa bebida.

¡Te esperamos!